OCCRP y la lucha contra el crimen organizado

OCCRP y la lucha contra el crimen organizado.

En anteriores post hablamos sobre la relevancia de las noticias adversas en los procesos de diligencia debida, así como en los procedimientos internos de los sujetos obligados. Es por ello que hoy vamos a analizar a OCCRP — Organized Crime and Corruption Reporting Project — y el impacto que generan con sus investigaciones.

OCCRP nace de la mano de los periodistas Paul Radu y Drew Sullivan en 2006 tras una investigación conjunta denominada  “The Power Brokers”. En la misma se investigaba una crisis energética que ocasionó apagones generalizados en Rumanía, Bosnia, Bulgaria y Albania. La investigación reveló los negocios dudosos que se llevaban a cabo en el sector de la energía de aquellos países. Durante el desarrollo y finalización de la misma ambos reporteros se cercioraron de que podían hacer más y mejor si aunaban fuerzas. 

De dicha alianza emergió OCCRP como plataforma de reportajes de investigación. La entidad tiene como misión “el desarrollo y equipamiento de una red mundial de periodistas de investigación y la publicación de sus historias, sacando a la luz la delincuencia y la corrupción para que el público pueda exigir responsabilidades al poder”.

Como plataforma mundial de periodistas independientes o de asociaciones de los mismos, cuenta con corresponsales alrededor del globo. Por ejemplo, en latinoamérica su principal eje es el Centro Latinoamericano de Investigación Periodística — CLIP —, entidad de periodistas de todo el continente americano. Por otro lado, también cuenta con asociaciones con organismos similares en Europa, El Cáucaso, Asia, África y en regiones más individualizadas como el Medio Oriente. 

El reconocimiento internacional de OCCRP es indiscutible, en 2023 han sido nominados al Premio Nobel de la Paz por contribuir a la paz global desenmascarando tramas corruptas así como al crimen organizado. En 2022 fueron galardonados con el Premio Allard a la Integridad Internacional.

Entre sus investigaciones más recientes encontramos: figuras clave del crimen organizado de Rumanía, como un magnate Bielorruso ha utilizado uno de los bancos letones más importantes para blanquear dinero o como Kazajistán se ha convertido en una vía para el suministro de la maquinaria bélica rusa.

Por último, resulta relevante mencionar las bases de datos y fuentes que brinda OCCRP. La más relevante de ellas es Aleph, esta fuente aglutina cientos de bases de datos de todo el globo con diversa información. Según los datos que maneja OCCRP, Aleph cuenta con más de 250 bases de datos que aglutina información de más de 400 millones de entidades o sujetos de 142 países.


¿Eres Sujeto Obligado? ¿Aún no lo sabes?

No hay problema, es una duda muy común. Contesta nuestro sencillo cuestionario y averígualo AHORA.


Si quieres mantenerte al tanto de nuevos artículos subscríbete a nuestra newsletter si aún no lo has hecho.

Y si quieres proponernos algún tema sobre el que te gustaría que escribiéramos un artículo, o simplemente quieres contactar con nosotros, puedes hacerlo a través de nuestro formulario de contacto.

Por Álvaro Serrano

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

fifteen + 4 =